TEAMWORK

Hoy en día ya no se concibe el trabajo como un aspecto meramente individual, sino que se debe pensar en él como una labor colaborativa, un sistema en el que se aúnan los esfuerzos de varios individuos para un fin común, como puede ser la consecución de un objetivo o la materialización de un proyecto.

En lo que respecta al mundo empresarial se está prestando una especial importancia a este aspecto, desde hace décadas, ya que la alta dirección se ha dado cuenta de que hoy en día, es imposible ser realmente competitivo sin el fomento del trabajo en equipo como una verdadera sinergia que permite a la organización cumplir con sus objetivos.

En la vida real, quizás esta premisa empresarial no se lleva tan al extremo, pero sí que se le da cada vez una mayor importancia. El trabajo en equipo (Teamwork), consiste básicamente en la realización de una tarea específica por parte de un grupo de personas que conforman, a su vez, un grupo de trabajo.

Para que esta tarea se realice de forma completamente adecuada, es primordial la unión y compenetración de todos y cada uno de los componentes del grupo. Esto es así, ya que a lo largo del desempeño del objetivo será necesaria la comprensión, apoyo y discusión productiva, de las ideas del resto de los integrantes.

La multidisciplinariedad del grupo es un factor importante para lograr llevar a buen puerto el proyecto, ya que, si dicho equipo está conformado por expertos en diversas áreas, se podrán aportar puntos de vista muy diversos que enriquezcan el trabajo final.

Cabe destacar que las técnicas y usos modernos de este concepto, requiere de una adaptación de los sistemas tradicionales, ya que por ejemplo para la medición y recompensa del desempeño de sus trabajadores, no va a poder realizarse de forma individual, sino que deben establecerse unos nuevos parámetros de medida que hagan recaer un mayor peso en la valoración del trabajo grupal o conjunto de sus componentes.

Una técnica que se ha popularizado sobremanera en los últimos años en este sentido, es la implantación del Brainstorming o Lluvia de ideas, a la hora de concebir o preparar un proyecto en particular.

Ventajas del trabajo en equipo:

  • Menor nivel de tensión y estrés al poder compartir la dificultad y responsabilidad de los trabajos más complejos.
  • Mayor gratificación de los integrantes que supone la pertenencia a un colectivo.
  • Compartición de los incentivos y reconocimientos, tanto profesionales como económicos.
  • Mayor aceptación de las decisiones grupales sobre las individuales.
  • Mejor acceso a la información que si se trabaja de forma individual.
  • Disminución de la sensación de frustración, gracias a la ventaja que supone la aportación de diversos puntos de vista y el intercambio de ideas, para cada acción a llevar a cabo.
  • Mayor nivel de integración de las personas, para conocer las aptitudes de sus integrantes.

Este sistema de trabajo no está exento de algunas desventajas, focalizadas principalmente en la innata naturaleza individualista humana, la cual deben tratarse de atajar en cuanto se detecte por parte de los integrantes del grupo, para que esto no se generalice y repercuta negativamente en el éxito del grupo.

Si consiguen utilizarse de forma productiva todas y cada una de las capacidades y conocimientos individuales de los integrantes de un grupo de trabajo, el éxito en la consecución de un trabajo, tarea u objetivo empresarial, estará prácticamente asegurado.

Los objetivos del Teamwork se centran en la mejora de la comunicación personal entre los trabajadores, fomentar una actitud positiva entre ellos y para con la organización y, especialmente, incrementar el sentimiento de pertenencia a la empresa, así como potenciar determinados rasgos de liderazgo entre algunos de los miembros participantes como el feedback y la capacidad de coordinar y escuchar.

Los buenos resultados conseguidos por importantes corporaciones gracias a la organización continuada de estas reuniones de trabajo en equipo, son los responsables de que actualmente las sesiones de Teamwork sean una dinámica común entre las empresas que buscan mejorar la productividad de sus empleados a través de la motivación y la cohesión grupal para conseguir que a raíz de estas prácticas sean capaces de trabajar juntos de un modo mucho más efectivo y eficiente.

En este tipo de reuniones se trabajan características importantes para que un grupo funcione y esté organizado mediante la autoevaluación de cada uno de los participantes, la confianza en el equipo y el compañerismo además de fomentar el crecimiento personal y profesional a través de la demostración de la valía individual dentro de los trabajos en equipo.

Se trata normalmente de competiciones ficticias entre diferentes grupos de empleados para conseguir que el trabajo en equipo y la coordinación entre los miembros para realizar las actividades marcadas conociéndose mejor e interrelacionándose entre ellos con el objetivo de convertirse en el “equipo ganador” del evento.

Aunque existen todo tipo de actividades de Teamwork muchas de ellas no competitivas: comidas de empresa, viajes en grupo, actividades deportivas, asistencia a eventos interesantes y motivadores, exposiciones de temas en jornadas colectivas, etc.

El Teamwork es un método de trabajo colectivo “coordinado” en el que los participantes intercambian sus experiencias, cumpliendo con sus roles y reglas establecidas en un principio, para lograr objetivos comunes.

Cada uno/a de los miembros del equipo está especializado/a en un área determinada de trabajo, el triunfo estará dado en la medida que todos/as cumplan con su función de manera integradora, colaboradora ante los objetivos preestablecidos en un inicio.

Ejemplo: Cuando elaboramos un plan de trabajo de la organización, cada comisión o secretaría tiene un objetivo específico que cumplir, para poder alcanzar el objetivo general.

El Teamwork no es simplemente la suma de los trabajos individuales.

Un conjunto de personas trabajando juntas en la misma materia, pero sin ninguna coordinación entre ellos/as, no forman un equipo.

El Teamwork se basa en las cinco ‘C’

  1. COMPLEMENTARIEDAD
  2. COORDINACIÓN
  3. COMUNICACIÓN
  4. CONFIANZA
  5. COMPROMISO

Teamwork es tener un espacio de encuentro entre las personas que tienen distintas ideas, experiencias y habilidades; producto de esto puedan alcanzar resultados y soluciones que sean en número y calidad superiores a los logros individuales.

El trabajo en equipo de un ambiente organizacional es un aspecto importante para crear una máquina eficiente que sirva para realizar las tareas y los proyectos adecuadamente. Un equipo a menudo tiene un líder, que guía a los demás miembros para cumplir con las expectativas de la compañía. Además, cada líder de equipo debe incluir a todos los trabajadores para aumentar la motivación y la moral en el lugar de trabajo. No obstante, el rol de los equipos en las organizaciones también tiene una importancia práctica.

El Teamwork es importante en una organización debido al alcance del trabajo que se realiza cotidianamente. Es por ello que un trabajador no puede asumir todas las responsabilidades de una organización. Cada empleado que contrata la compañía tiene ciertas habilidades que contribuyen con un departamento específico.

Algunas organizaciones tienen gerentes y ejecutivos que viajan frecuentemente, lo que significa que no están en la oficina todos los días. Estos individuos se comunican por correo electrónico y por teléfono para mantenerse informado de las tareas, asignaciones y productividad. El trabajo en equipo es importante en estas situaciones porque la tecnología moderna permite que todos los trabajadores se mantengan en contacto en lo que respecta a las tareas y las asignaciones a pesar de encontrarse a grandes distancias. El trabajo en equipo en estas situaciones también demuestra confianza y responsabilidad, porque los empleados confían en que los otros trabajadores cumplan con el trabajo en su ausencia.

Cada organización se compone de varios departamentos. Algunas veces estos departamentos deben trabajar juntos para crear un proyecto o tarea para la organización, como el departamento de producción que trabaja con el departamento de contabilidad para crear productos que se ajusten a un presupuesto. Estos departamentos deben trabajar juntos como equipo para cumplir las metas de la compañía, a pesar de tener diferentes funciones dentro de la organización.

Otra razón importante para el trabajo en equipo de una organización son los diferentes antecedentes y orígenes étnicos de la gente que trabaja en una organización. Cada trabajador tiene antecedentes o experiencias distintos, lo que significa que cada uno de ellos puede desempeñarse de manera diferente en las tareas. El trabajo en equipo es importante ya que estas diferencias se hacen a un lado para que los empleados piensen y se desempeñen con el mismo objetivo en mente. Además, todos los empleados entienden los métodos usados para alcanzar estos objetivos.

El beneficio que produce el trabajo en equipo, es que involucra a distintas personas y diferentes grupos de tu empresa trabajando juntos para maximizar su eficiencia y llegar a un objetivo en común. Existen muchas maneras de organizar equipos; algunos están organizados alrededor de un producto en particular que está siendo desarrollado, mientras que otros se organizan a través de un proceso, como fabricación o investigación. Además de proporcionarles experiencia a los miembros del equipo, este tipo de trabajo incluye una mayor eficiencia, ahorros financieros, innovación y moral.

El trabajo en equipo les permite a los empleados tener mayores responsabilidades para tomar decisiones y sus miembros controlar más del proceso laboral. Esto puede llevar a una mejor moral ya que los empleados ganan más autoridad y posesión de los proyectos en los que están trabajando. La responsabilidad adicional puede llevar a un ambiente laboral más remunerador y una menor rotación. Trabajar en un equipo también da a los empleados una mayor sensación de pertenencia y de reconocimiento, que los ayuda a estar más orgullosos de su trabajo y su compañía.

El Teamwork puede ayudar a las compañías a ser más flexibles. Al unir a empleados de diferentes partes de un proyecto en un equipo, los problemas o dificultades pueden, algunas veces, ser subsanados con más facilidad. Algunas compañías usan equipos y el trabajo en equipo para crear un ambiente laboral que se destaque en la creatividad. Estas compañías, algunas veces, construyen su estructura corporativa sobre el trabajo en equipo. Ser más eficientes, productivos, organizados y claros de mente nos permite mejorar nuestro desempeño personal o profesional para alcanzar lo que deseamos, llega un momento en el que llegamos a un límite que es muy difícil de sobrepasar. Por más eficaces u organizados que seamos, siempre habrá actividades, metas o retos que serán mucho más complicados (o imposibles) si los abordamos de manera personal y aislada.

Trabajar en equipo puede potenciar exponencialmente los límites de productividad y eficiencia de cada individuo que colabora en un fin común. Es decir, suma la fuerza de trabajo de cada persona y multiplica su potencial al trabajar en conjunto. Cabe mencionar que no se trata de más horas de trabajo aportadas por más individuos hacia una actividad, sino de mayor calidad y eficiencia aportada por un conjunto de personas que no sólo aportan más unidades de tiempo al trabajo, sino que incrementan el tope del límite personal que cada integrante del equipo alcanza de manera individual.

Existen 5 medios para realizar trabajo en equipo de manera más organizada y eficiente:

Desarrollar un equipo compacto

Un grupo compacto trabaja como una unidad. En éste, la comunicación entre sus integrantes fluye fácilmente y las actividades se realizan sin problemas y casi sin la necesidad de la intervención de un “supervisor”. La cohesión de un grupo les permite a sus miembros comunicarse eficazmente y contribuir equitativamente a producir algo mayor que lo que podrían sumar las partes individuales. Así en la medida en la que un grupo sea lo más compacto posible, podrá aprovechar en mayor medida el potencial individual de sus integrantes, en pro de los objetivos comunes.

Identificar los roles en el grupo.

Siempre habrá una actividad predominante en la que cada integrante de un equipo aportará el mayor valor agregado. Cada persona tiene talentos y habilidades que, si son identificados y explotados, en las actividades más. Las mayores oportunidades de crecimiento de una persona siempre serán en las áreas de mayor fortaleza de dicho individuo.

Establecer una visión común

Un equipo que comparte una visión, se enfoca, se energiza y obtiene confianza. Sabe hacia dónde se dirige y por qué debe llegar ahí. Clarificar las direcciones de un equipo en una tarea o trabajo. Implica que cada miembro del equipo debe comprender no sólo qué debe hacer, sino también para que lo debe hacer.

Establecer un liderazgo efectivo

Aunque se logre formar un buen grupo de trabajo, siempre se necesitará la intervención de alguien que funja como líder. La habilidad de conectar con los demás, de generar ideas y compartirlas claramente, la capacidad de proyectar pasión y la actitud que se adopta ante las situaciones del día a día, jamás son iguales en los integrantes del equipo. Así pues, es importante encontrar a aquella persona que sea capaz de sacar lo mejor de cada individuo y del equipo en su conjunto, que pueda conectar mejor que nadie con demás y que logre poner un ambiente amigable y motivante para que las ideas fluyan.

Genera un Plan de contingencia

En un equipo siempre habrá diferencias entre sus integrantes. Aunque en la generalidad siempre se pueden dirimir los desacuerdos, hay disputas en las que simplemente cada lado tiene una “razón”. Así pues, es sumamente importante contar con un plan de contingencia que marque con claridad los pasos a seguir, en caso de que surja dicha situación. En la medida en la que los integrantes del equipo entiendan que hay reglas del juego claras e imparciales, las diferencias personales no trascenderán significativamente y el equipo se mantendrá compacto, enfocado y motivado.